sábado, junio 27, 2009

El hombre que fue su máscara


Ciudadano Ilustre de la República del Escándalo, Michael Joseph Jackson (1958-2009) terminó por conferir a su época la amarga sal y la tristísima pimienta que exige la sociedad mediática para devorar a sus astros con deleite. Cada vez que los nuevos ritmos y la belleza de estrellas juveniles reemplazables amenazaron su luz largamente parpadeante, Jackson pudo encontrar, incluso a pesar suyo, el combustible propicio para avivar la hoguera en la que acabó por consumirse.

[Lee esta nota completa en el blog de Letras Libres]

1 Comments:

Blogger Luis Vicente de Aguinaga said...

Máster:

Quiero dejarte aquí un comentario que a lo mejor sale o a lo mejor no en la página de 'Letras Libres', porque a veces me queda mal eso de la interfaz, que le llaman. Va:

"Es tonto decir que Michael Jackson fue un mero producto de la industria. Si la industria, whatever that means, fuera capaz de "producir" ad líbitum artistas en serie de la categoría de Michael Jackson, los produciría incansablemente, año con año, semana con semana. La energía de la industria, si no hay talento ni vocación, alcanza cuando mucho para crear fenómenos de la talla de Pedrito Fernández, pero nada más. En el caso de Michael Jackson, más bien puede afirmarse lo contrario, a saber: que la industria es un producto suyo (al menos la industria que le atañe a su música, sus videos y su estilo de vida).

"En cuanto al artículo de mi querido Víctor Cabrera, me parece que hablar musicalmente de Michael Jackson sin referirse al desarrollo del rhythm'n'blues es como hablar de Sor Juana sin referirse a Góngora y la escuela barroca. No es verdad que la explosión artística de Jackson haya sido posible sólo porque los ídolos hippies ya se hubieran muerto, los punks no agradaran comercialmente y la música disco estuviera en declive. ¿Qué decir entonces de Otis Redding, Marvin Gaye, Stevie Wonder, Smokey Robinson, Diana Ross y James Brown, acaso la mayor influencia de Michael Jackson, junto con grupos vocales como The Temptations y The Supremes? Todos ellos grabaron excelentes y exitosas canciones antes, durante y después del apogeo de Jacko (a excepción, claro está, de los que se habían muerto antes, como el gran Otis); todos, por supuesto, trabajaron en pro de una clase particular de música, comercial bailable, y lo hicieron como estupendos profesionales, con maestría y personalidad.

"Por último, también es falso que Michael Jackson (es algo que me ha tocado leer mucho últimamente) fuera el primer músico que animara las pistas de baile negras, blancas, mulatas, mestizas, amarillas o güeras de rancho por igual. ¿Qué habían hecho entonces los Bee Gees y Barry White un poco antes? Una cosa es verdad, y aquí se ha dicho: el verdadero rey, si fuera necesario coronarlo en vida, fue, ha sido y es Chuck Berry. Lo demás ya son gustos personales."

Y lo firma tu servidor, naturalmente.

10:45 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home