lunes, diciembre 15, 2014

Un sueño de Walter Benjamin

[...] yo me encontraba subyugado, pues me subyugaba la nostalgia. [...] ¿a qué se podía deber esa nostalgia? ¿De dónde procedía, pues, su objeto desfigurado e irreconocible? Lo que pasaba era que en el sueño me había acercado demasiado al objeto. La singular nostalgia que aquí me asaltó, en el corazón de aquel objeto que provocaba mi nostalgia, no era la que entra desde lejos a través de la imagen. Era sin duda la feliz nostalgia que ya ha atravesado por entero el umbral de la imagen y de la posesión, y ya sólo conoce la fuerza del nombre a partir de la cual vive lo amado, y cambia y rejuvenece y envejece, y, carente de imagen por completo, es refugio de todas las imágenes.
[OC IV/ 1,370; Sombras breves, 1929. 
En: Walter Benjamin, Sueños, Abada Editores, Madrid, 2011.]

_______________________
A partir de ahora, Asuntos domésticos interrumpe definitivamente sus transmisiones.
Gracias a todas las personas que durante casi nueve años se asomaron a leer entre tantas líneas. Espero que alguien haya encontrado aquí lo que buscaba. vc

2 Comments:

Blogger Roberto Cruz Arzabal said...

Qué caray, Cabracho. Se va a extrañar el blog. Abrazos.

10:07 a. m.  
Blogger Víctor Cabrera said...

Nos seguiremos leyendo, por allá o por acullá, Rob. Abrazote.
Cabracho

12:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home