jueves, enero 19, 2006

Llamadme Álvar


No me llamo Álvar, pero me encantaría: hay ahí concisión, firmeza, cierta templanza que no encuentro en mi nombre por mucho que me empeñe en recordar su lustrosa etimología, sus aires de grandeza. A la inmodestia del romano Víctor prefiero la germánica prudencia de Álvar: será que mi espíritu apocado tiene menos del César fanfarrón que del taciturno Werther.[1]

No es que mi nombre me desagrade; no del todo. Creo que después de treinta años me he acostumbrado a él y él también se lleva bien con mis facciones --que no me parecen, definitivamente, las de Yonatán, Brayan o Tonatiúh. Sin embargo, su gloria se me hace dudosa: a fuerza de anteponer la victoria a los nombres de varones antiguos --el victorioso Marco, el vencedor Alejandro--, el mío ya me sabe a triunfo ajeno. Cacharro oxidado, resto del botín que otros se llevaron, Víctor es la rumia de una nobleza ida.

Si al escuchar Álvar me vienen inmediatamente a la memoria la lealtad inquebrantable de Minaya y la odisea asombrosa de Cabeza de Vaca, cuando oigo Víctor me acuerdo de “El Pirulí”, aquel cantante.[2]

Llevo, además, el estigma de ese otro patronímico. Convencido tal vez de que al hacerlo fundaba una linajuda dinastía, mi padre me heredó el balbuceo con que se llama: Hugo. “Mis amigos me llaman Juan --contaba Huberto Batis que decía Rulfo--, y los hijos de la chingada, Juanito”. A mí, se empeñan en decirme Hugo.

Como Álvar, Hugo también tiene origen germánico y, aclara Tibón, proviene del vocablo hugu, que es “‘espíritu, inteligencia, razón, pensamiento, mente’”.[3] O sea que, si me atuviera a una interpretación etimológica, por mi nombre yo tendría que ser una lumbrera. No sólo listo o ingenioso. No. Víctor Hugo: la Razón tonante.

Nada más falso. Si algo me caracteriza es mi inconsistencia, mi falta de rigor. Como Lichtenberg, yo también “he notado claramente que tengo una opinión acostado y otra de pie”. Sólo cuando estoy sentado surge la extensión mediocre de mi ingenio. Una de dos: o me quedan grandes mis ideas o les queda chica mi cabeza. Mis pensamientos más lúcidos me asombran como si fueran de otro: “Si esto lo hubiera imaginado Stendhal, habría escrito su mejor novela”, concluyo siempre.

Lamentablemente para los que somos Víctor Hugo, ya antes alguien --ese sí una inteligencia avasalladora-- nos comió todo el mandado. Y lo malo de tener semejantes precursores es que a uno le dé por emularlos. Durante toda mi niñez tuve que responder con un gesto de ignorancia a quienes al preguntarme “¿cómo te llamas, niño?” hacían el mismo comentario irónico al conocer mi respuesta: “¿Y tú también eres poeta?”. Supongo que de tanto oír la pregunta machacona terminé por creerme escritor, con las consecuencias que mis hipotéticos lectores tienen ahora ante sus ojos. Escribo, entonces, bajo la sombra abrumadora de mi tocayo el de Besançon y, conocedor de mis limitaciones, me he resignado a no ver jamás el título de ninguna de mis breves obras en algún musical de Broadway.

¡Ahhh!, ¿cuál hubiera sido mi destino de haber sido yo Álvar? La ignorancia de los necios me habría ahorrado escrutinios enfadosos. Nadie me habría preguntado: “¿Tú también eres leal y valiente? ¿También tú explorarás tierras ignotas?”. Jamás me habría pasado, pues, por la cabeza armarme caballero ni conquistar nuevas regiones. Sería tal vez un hombre más sencillo, o acaso solamente otro hombre --quizá un médico o un coleccionista de arte y no un poeta. Alguien a quien los demás, por llenarse las bocas de eufonía, por repetir la contundencia de su nombre, querrían siempre saludar: “¿Qué hay, Álvar?” “¿Cómo va todo, Álvar?”. Y no me empeñaría, como ahora, en encontrar la frase exacta, el verso limpio, el cierre demoledor.

Víctor (¿o Álvar?) Cabrera


[1] De acuerdo con la segunda edición del Diccionario etimológico comparado de nombres de persona, de Gutierre Tibón (Fondo de Cultura Económica, México, 1986), Víctor proviene del mismo vocablo latino, cuyo significado es “vencedor” (p. 238); Álvar, en tanto, es variante del castellanizado Álvaro, que tiene su origen en la aglutinación germánica “Alwar, de all, ‘todo’ […], y wers, ‘prudente’: ‘todo prudente, ‘enteramente precavido’” (p. 23).
[2] Los mexicanos nacidos después de 1980 seguramente recuerdan, conmovidos, tanto las hazañas del primo y lugarteniente de El Cid, Álvar Fáñez “Minaya”, el que “en buena hora ciñó espada”, como los avatares padecidos por el malogrado conquistador, y al fin explorador, Álvar Núñez Cabeza de Vaca durante los nueve años de travesía que le llevó ir de La Florida a lo que hoy conocemos como Sinaloa. En cambio, tal vez ninguno conozca a Víctor Yturbe “El Pirulí”, exquisito cantante de cabello ensortijado y voz meliflua quien, gracias a su “romanticismo” bien temperado, hizo las delicias de los enamorados desde los lejanos años 70 hasta finales de los fabulosos 80 del siglo pasado. “El Pirulí” murió asesinado en circunstancias poco claras. De él nos queda el recuerdo de su voz.
[3] Gutierre Tibón, Op. Cit (p. 129).

10 Comments:

Blogger tM said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

3:18 p. m.  
Blogger tM said...

Querido Álvar:

Celebro la publicación de su blog y lo felicito por el mismo. Esperaré ansiosa el próximo comentario.

Lamadme Mariana Guerra

3:19 p. m.  
Blogger alvar said...

me ha encantado este artículo, sobre todo porque yo me llamo Alvar :) aunque a mi me lo pusieron mis padres en honor al cuento de antonio machado "las tierras de alvargonzalez"
un saludo

6:01 p. m.  
Anonymous janet hernandez lopez said...

HOLA SOY DE VENEZUELA, HACE UN TIEMPO ESTUVE AVERIGUANDO SOBRE EL ORIGEN DEL NOMBRE ALVAR, PUESTO QUE MI ABUELO Y MI PADRE SE LLAMAN ALVAR! CREO QUE ELLOS PUEDEN SER DESCENDIENTES DE ALVAR NUÑEZ CABEZA DE VACA, PORQUE AL PARECER LA MAMA DE MI ABUELO ERA ESPAÑOLA, ENTONCES PUEDE HABER UN VINCULO ENTRE ELLOS... AUNQUE NO SE COMO LLEGAR A SABER SI DE VERDAD SON PARIENTES

9:22 a. m.  
Blogger La Vagabundancia said...

Llamádme al bar!

11:51 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me ha gustado mucho su comentario ya que yo me llamo Alvaro y no solo de nombre sino que mis dos apellidos son alvaro alvaro , vamos que me llamo alvaro alvaro alvaro por lo que por lo que me toca me orgullece como ha hablado de mi nombre y apellidos , un saludo desde la honorabilisima ciudad de Segontia ahora Siguenza Guadalajara España , tierras del Cid y de D. Alvar Fañez.
allwars3@yahoo.es
Un saludo

11:48 a. m.  
Blogger Alvar Carretero de la Fuente said...

Yo me llamo Álvar y soy burgalés. Gran entrada

10:53 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo me llamo Alvar,sin acento por supuesto y diga lo que diga el corrector.También soy burgalés(ciertamente nos toca una herencia propia,ya que conozco a varios todos de aquí).Y también soy poeta,creo que no con un tan gran nombre como el suyo,pero creo que aún así igual de estúpido para ver nunca nada publicado.Así que no creo que al fin y al cabo sea tan distinto...
Saludos y enhorabuena

4:34 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola. Enhorabuena por la entrada, estoy esperando mi segundo hijo y se llamará Álvar. Espero q lo lleve con orgullo, sea lo q sea en la vida. Saludos

2:37 p. m.  
Blogger Alejandro Silva Solis said...

Está padre el comentario. Soy padre ahora de un Álvar, claro, por Álvar Fañez Minaya, el valiente amigo del Cid. Y agradezco me recuerdes que también Cabeza de Vaca se llamaba así. Esforzados personajes, ambos, como tú, que aunque te digan Víctor Hugo o Hugo, te sabes Álvar. De igual modo que mi hijo mayor, apenas de 3 años, que sabe que su hermanito se llama Álvar, le dice Nico.

10:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home